Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/05/09

Leo en “Cocina y Matemáticas” sobre una fórmula descubierta por investigadores de la Universidad de Manchester que tiene que ver con los pubs y los ligues. Esta formulita pretende averiguar el grado de engaño visual con respecto a una mujer al que es sometido el ligón por el efecto de ciertas variables, entre las que, evidentemente, se encuentra el número de vasos de alcohol que el susodicho lleva encima. La formulita es la siguiente:

formula

En la que:

  • An = número de unidades de alcohol consumidas
  • S = Volumen de humo de la habitación (graduado de 0 a 10 donde 0 es despejado y 10 extremadamente cargado).
  • L = Luminosidad que afecta a la ’sujeta de interés’ medida en candelas por metro cuadrado (normalmente 1 equivale a oscuridad extrema y 150 a la iluminación normal de cualquier habitación).
  • Vo = Agudeza visual en el test de Snellen (6/6 normal; 6/12 que apenas se ajusta a los estándares para la conducción)
  • d = distancia hasta la ’sujeta de interés’ medida en metros (de 0,5 a 3 metros).

Fuente de la imagen: taringa.net

Fuente de la imagen: taringa.net

Cuanto mayor sea el valor del resultado final, mayor será el “efecto engaño visual”. Si el valor se encuentra entre 1 y 50 quiere decir que el “Romeo” estará siendo atraído por una mujer que en circustancias normales no vería con malos ojos. Si, por el contrario, se sitúa entre 51 y 100 el ligón podría estar bajo el efecto de “alucinaciones”, en las que una chica con la que no se acostaría ni por un millón de euros, se convierte en la mujer más bella del planeta (En el post original se nos dice que incluso Susan Boyle podría parecer Adriana Lima)

Ahora estaría bien preguntarse hasta qué punto esta formulita es válida y necesaria, y no me refiero sólo a si realmente mide lo que se supone que mide. Aunque medir las distintas variables no es tan difícil como en otros ejemplos de fórmulas parecidas (mirar al final de este post), ¿en qué situación esta fórmula puede ser interesante? Desde luego, no para un ligón: seguramente no va a ponerse a calcular todas estas variables mientras está intentando ligar, además de que cuanto mayor sea el número de cervezas que lleve encima (y por lo tanto, más necesite de los beneficios de dicha fórmula), esta tarea le resultará más difícil.

Esperemos que la invención de esta fórmula lleve entrelazada consigo nuevos avances en otros campos (aunque lo dudo mucho), porque, lo que a mi respecta, sus beneficios en la vida cotidiana me parecen realmente irrisorios. ¿Es que no tendrán otras cosas en las que gastar el tiempo los investigadores de ciertas universidades?

Para más formulitas de este tipo leer:

Por cierto, todo esto me hace preguntarme hasta qué punto son válidos los numeritos con los que se intenta en la educación medir el grado de aprendizaje de los estudiantes.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 41 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: